8.BIENVENIDA DE NUEVO.

Si hiciera memoria  de mi mas recóndito pensamiento a los 14 años , encuentro con certeza recuerdos en los que en mi mente adolescente  yo  deseaba hasta el tuétano que me llegara  la primera menstruación, hoy recuerdo con risas eso de que todas las chicas del salón ya habían tenido su menarquia y yo no, que ellas ostentaban sus caderas grandes  y que para mi no había jean que ajustara a mis escuálidas caderas, mi cuerpo era tan delgado  que era un anhelo para mi  lucir el ultimo grito de la moda de los 90’s. En esa época los ceses escolares eran frecuentes en  la escuela pública, y se convertían en el espacio  perfecto para ir a la casa de una compañera y armar  fiestas improvisadas a las 10 de la mañana al ritmo de merengues de Wilfrido Vargas,  solo tomábamos gaseosa y comíamos pasa bocas de paquete, y  nos retábamos a ser unos bailarines expertos. No habían muchas fotos para compartir momentos virtuales instantáneos , ni mucho menos filtros para nuestros rostros, nadie tenía teléfono celular y no estábamos ansiosos por obtener likes, nunca se nos ocurriría tomarnos fotos frente a un espejo, simplemente éramos solo nosotros y nuestro genial festejo, el único interés era   esperar con ansias que nuestros padres  revelaran el rollo de fotos de nuestros festivos y amigueros encuentros.

Momentos que se convertirían en las bases de una  amistad para toda la vida, 21 años mas tarde seguimos  frecuentándonos en nuestro pueblo natal.

 Me debatía  entre mi extensa niñez y mi fervoroso deseo de convertirme en  mujer. Tuve la fortuna de  ser  niña por muchos años, podía estar horas enteras frente al televisor viendo  maratones de Los cuentos de los hermanos Grimm, Oki Doki y De pies a cabeza. Una de mis mayores alegrías era estar en  la sala repleta  de juguetes con Johanna mi  amiga de  ” chocoritos “,  los rompecabezas, legos, loterías, naipes, y en nuestros primeros años abundaban muñecas bebé para jugar a la mamá, muñecas de trapo, utensilios de cocina que llamábamos  chocoritos eran los cómplices de nuestra niñez, de nuestros juegos sin parar.

Hasta que llegaron las muchas tareas-pesadilla del bachillerato, las clases de trigonometría, los centros literarios  en español , los locos enlaces en clase de química  y con ellas también los ojos curiosos y fascinados por los chicos de los colegios vecinos, y los ruegos a mi madre para que me permitiera ver  Beverly Hills 90210 todos los domingos en la noche pues obviamente estaba super enamorada de Jason Presley.

gq3jz4tdmxlfeo7q

también amé con locura intensa a todos los integrantes del grupo Menudo, y  a los Backstreetboys , ya mis blusas requerían corpiños internos y en lugar de sentirme parte de la familia, mas bien me sentía  como un tiro al blanco para mis padres. Era tan ingenua y ciega de los cambios de mi propio cuerpo y comportamiento que mi única fijación estaba en la  espera del momento que sellaría mi paso de niña a mujer y ese  estaría marcado por la llegada de mi primera menstruación.

37881_420717962294_7848214_n.jpg

20374797_10211624468060815_7260826337505389571_n (2)

Que me iba a imaginar yo que años mas tarde, eso que tanto deseé se convertiría en un calvario  y  que me produjera tantos inconvenientes, yo estaba muy lejos de pensar algo semejante, hasta que cierto día en  mi deambular por la blogósfera navegando allí, navegando allá, me encontré con un cúmulo de historias femeninas en torno de la menstruación.

Uno de los testimonios que mas me impactó y que nunca voy a olvidar fue el de  Elektra, una chica de 27 años, con diagnóstico de cáncer de ovario, en el que relataba que en algún momento de todo su proceso ella estuvo sin la menstruación por mas de 3 años, y como ella misma lo dice ;    “Llegué al punto de extrañar  la menstruación, deseaba mucho volver a sangrar, en ocasiones  me soñaba haciéndome cambios de toalla , por que con todo y síntomas molestos, la menstruación es parte de mi “.

Elektra, extrañó hasta los huesos  la menstruación, debido que al no tener sangrados, ella se sentía diferente y fue allí en la ausencia donde valoró la presencia. La menstruación  es parte de nuestra naturaleza cíclica y de nuestra naturaleza sabia y parte de ese maravilloso y perfecto cuerpo que tenemos, menstruación para muchas de nosotras significa aceptarnos en  los cambios que experimentamos mes a mes, unos días solo quisiéramos   desconectarnos,  descansar y colocar el letrero de no molestar, también puede pasar que lloremos una vez al mes, y el resto de  días estamos empoderadas,  nos miramos al espejo y nuestro mejor amigo es el  labial rojo y los tacones,  así como   para muchas significa conectarnos con nuestra fertilidad y abrirnos a ser  seres dadores de vida.

Era una cálida mañana de enero, de esas en las que el aire del ventilador en estos entornos ribereños sale como un fogaje  agobiante, sin importar que sean las 6 de la mañana y el día apenas despunte. Yo estaba atribuyéndole la oleada que sentía al clima inclemente y me desperté con  una gran sensación de calor en mi interior, sudaba a cántaros y me sentía inflamada,  pero eso no impediría que yo tomara mis sagrados minutos de recarga de baterías, en soledad y silencio en las primeras horas de la mañana.

Bastaron unos pocos minutos para darme cuenta que estaba sangrando, respiré conscientemente y después  de 9 tranquilos meses, bienvenida de nuevo. No la extrañé , como le sucedió a Elektra, pero supe que esa llegada marcaría una vez más, una nueva etapa en mi vida.

 

 

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s