12.EL SENTIDO DEL HUMOR DE DIOS.

La brisa era impetuosamente deliciosa, el sol salía como una candente caricia, mis pies descalzos se relajaban con la arena y jugueteaban con ella, las olas  refrescaban mis tobillos  y en su ir y venir se abría paso el sentimiento de plenitud que me produce el mar. Minutos mas tarde en medio de este éxtasis, pienso en el fondo del mar y su multitud, descubro el temor que me produce su profundidad y tal como las olas, surgen emociones en mi a modo de vaivén.

Comparo el vaivén de las olas con el corazón y su dinámico fluir de emociones. Así como una ola no es igual a otra, tal cual sucede en el corazón, existen un sinnúmero de movimientos en su infinita gama de emociones y contrastes. Aún con sus diferentes matices, existe algo que es constante, algo que prevalece y lo invade, eso es la abundancia de amor e ilusión.

Tanta es esa abundancia que sin importar si reside en el fondo o en la superficie del corazón, es capaz de hacerse notar a donde quiera que vayas, con quien estés, no le importa si le das permiso para mostrarse; incluso es tan fuerte esa habilidad del corazón que algunas veces simplemente te domina y te lleva a estados que nunca habías experimentado, estados que no necesitan ser publicados en una red social , ni necesitan un gran número de  “me gusta”, estados que te impregnan el alma y te hacen ser tu mejor versión. No cabe duda que el corazón se la juega para transfigurarte y envolverte en su arte de amar. Se hace evidente en tu semblante, en tus palabras , actos y hasta en tu risa. Hablo de  semblantes delatores y recuerdo inmediatamente a Catleya, ella es de esas amigas que llevan 50 primaveras cultivando muy bien su jardín y como si fuera poco, poseen un afinado radar de estados.

— ¿Que te hiciste ? ¿Acaso uno de tus famosos spas faciales ? Pregunta ella.

–Si siempre. ¿Por qué ? Respondo.

–¡Te ves radiante¡  ¡Parece como si hubieses tenido mi sagrado día¡

–” Mi sagrado día ” ¿Qué es ?  Cuéntame de que se trata.

–Es un día que brinda óptimos resultados a las mujeres que se lo permiten. Las predispone a estar sanas, empoderadas, activas y resueltas. Las habilita para dar lo mejor de si en su papel de hijas,  esposas, madres, hermanas, amigas, ejecutivas, trabajadoras y todos los demás roles en los que nos estamos desarrollando en sociedad. Las ayuda a mantenerse bellas y muy femeninas.

— Ah, si claro. Mi recarga necesaria. ¡Cuéntame más de tu famoso día¡

–Mi sagrado día empieza con un sueño completo de 8 horas. Y si para eso tengo que enviar a los niños a donde los abuelos, los envío. Tomo una dosis de melatonina, una copa de vino tinto o puede ser la hierba aromática de tu preferencia, son ayudas de las que me valgo entre otras. Vestida con mi pijama de seda y acompañada o sola, me dejo atrapar por los brazos de morfeo y me relajo para lograr mis 8 horas de sueño profundo. El despertar es interesante, ya que es el momento propicio para hacer dos cosas, estirarte  y /o meditar. Es infaltable un buen desayuno, acto seguido 1 hora de ejercicio y me voy al salón de belleza o al spa por un masaje,  si tengo trabajo lo hago desde casa. Llamo a una de mis mejores amigas solo para conversar o leo un libro y estoy lista para almorzar en familia, un almuerzo que por supuesto no he preparado yo. Para ese momento ya estoy con las baterias en full y dispuesta a ser toda para ellos, algunas veces fluyen diversidad de planes en familia, otras veces surgen nuevas ideas como resultado de mi sagrado día.

La rutina que mi amiga Catleya se permite cada vez que puede, la convierte en una mujer segura de si misma, en una mujer que se cultiva y a la vez está atenta a las necesidades de sus seres queridos.

De modo que con el corazón ilusionado dibujando en mi su mejor faceta, asistí a la segunda ecografía de seguimiento. Al parecer,  justo en el instante de la ecografía, fue muy notable el mas frenético sentimiento de temor mezclado con ilusión, ya que la persona encargada se refirió a mi con un poco de desagrado, diciéndome que no era necesario que estuviera nerviosa. Si, claro no era necesario, pensé.

No era necesario que ese mioma apareciera, no era necesario que se me practicara una cirugía con alto riesgo de perder el útero y con bajo porcentaje de cura. Y definitivamente no era necesario que  se me sometiera a un tratamiento hormonal cuyo porcentaje de cura era mucho menor que el de la cirugía. Es acaso mucho pedir que el ginecólogo me hubiese presentado el abanico de posibilidades de tratamiento para ese mioma, teniendo en cuenta mis necesidades particulares como paciente y con su apoyo profesional tomar la decisión más acertada sobre el tratamiento. No era necesario que ambos , ginecólogo y especialista en fertilidad me dijeran que no tenia posibilidades. Y claro que no era necesario que en la primera ecografía del embarazo sólo se hubiese centrado toda la atención en el mioma.

–¿ Cuéntame a que vienes ?. Dijo el sujeto.

–A la segunda ecografía de seguimiento a mi embarazo . Dije yo.

–¿Y cual es el problema ? Dijo el radiólogo.

–En la anterior no se vió. Agregué.

–Pues yo si lo veo y son dos. Concluyó el sujeto.

–Querido Dios, no sabía que tenías tan buen sentido del humor. Fue lo único que pude pensar.

One response to “12.EL SENTIDO DEL HUMOR DE DIOS.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s