13.CEREBRO Y CORAZÓN.

El atardecer caía con un resplandor cálido, las nubes teñidas de un tono rosa-grisáceo dibujaban una tarde perfecta. En la pradera jugueteaban cerebro y corazón, divirtiéndose hasta mas no poder.

––Esto de ser amigos me encanta. Dijo el entusiasmado corazón.

––A mi también. Tu me ayudas , yo te ayudo. Dijo el cerebro.

––Siento más coraje y más fuerza, mi latir está acelerado.

––Creo que gracias a ese latir, yo disfruto de más oxígeno.

––Sonríe amigo, quiero una selfie contigo.

webhtdocswpcontentuploadssites3620160906foto0000000420160906215201ap74854664-1200x800

Finalmente cerebro y corazón eran amigos, estaban ahora si, encaminados en la misma causa, dispuestos a enfrentar juntos lo que sucediera. Corazón descubría otra versión de ese sentimiento que lo hacía latir enamorado. Cerebro por su parte estaba cada vez menos predispuesto.

En consulta:

Observé la cara del médico durante la ecografía, su semblante reflejada dureza, muy  contrario al semblante que mostró cuando nos dijo, son dos. 12.EL SENTIDO DEL HUMOR DE DIOS. 

Y supe que algo no estaba bien, pasaron muy pocos minutos o quizás segundos y sin necesidad de explicaciones extensas y detalladas nos dijo:

Lo siento, no hubo ningún cambio.

Sin embargo, debíamos conocer la cuantificación de la hormona Beta, para cotejarla con los hallazgos de la ecografía en la cita de control ginecológico. Esta hormona debería estar en aumento. En la espera de los resultados de la Beta transcurrieron horas que se hicieron eternas. Corazón y cerebro seguían aliados.

Mis padres han llegado a la ciudad, enfocados en la super especial misión de mimar la pequeña panzita expandida, tuve que ser la portadora de la noticia, la beta había disminuido drásticamente a niveles muy parecidos a los niveles iniciales. El embarazo no se desarrolló…

Adiós ilusión, vuela libre aunque yo no quiera que te vayas, aunque con tu partida me sienta seca y vacía por dentro, aunque me rehúse a que sea así, aunque no entienda el porqué tenga que ser reprimido un sentimiento tan puro como este. Vuela libre ilusión que así como llegaste así te vas. Gracias por darme más de lo que yo imaginaba, me diste fortaleza y esperanza y ese brillo especial en la mirada que otros percibían. Vuela libre, no quiero dejarte pero para que aferrarme, si lo mejor que debo hacer es soltarte, aunque te lleves una parte de mi que nadie conoce, tengo que decirte adiós, adiós ilusión. Te desvaneciste como el agua entre los dedos. Vete a donde tengas que irte, creo que me dejas mejor de lo que era antes de ti, tal vez esto tenga que ser así. Vuela libre y déjame aquí con toda esta maraña de sentimientos tan nobles y tan puros y a la vez tan dolorosos. Vuela ilusión, anda , ve con tu Creador.

 

––Amigoooo mio, balbuceó el cerebro, acercándose al corazón tratando de sentir su latir.

––Así que esto era de lo que tanto hablaban algunos. Añadió el corazón.

–– Quiero decirte que voy a seguir a tu lado. Lo estoy sintiendo igual que tu.

––Es crudo y desgarrador, tan real, es tanto que casi me provoca repulsión.

––Tu eres mas fuerte que yo. Dijo el cerebro.

––No lo sé. Esto es dolor, dolor puro. No creo poder soportarlo. Dijo el entristecido y empapado corazón.

Transcurrieron 3 días desde la noticia de la pérdida hasta la realización del legrado. El corazón se batallaba entre la complejidad de sentimientos y las bocanadas de dolor, albergando a la vez, el sinsabor en mi cuerpo en embarazo, por el hecho de tenerlos y no tenerlos.

En la sala de cirugía, envuelta en sábanas con el frío hasta los huesos, no sentía ningún tipo de dolor físico, no me dolía ni un dedo, nunca sentí ni una naúsea, puedo decir que me sentía en excelentes condiciones físicas, pero sentía el alma reseca de dolor, lloré hasta sentir consuelo y el corazón empezaba a latir menos acelerado, observé la luz del quirófano para enfocar mi mente en un punto fijo y terminar de prepararme para el momento, llegó el ginecólogo se asomó a la camilla, tal vez confirmando que se tratara de mi, y dijo, vamos a solucionar esto.

Caí en estado de sueño profundo, no recuerdo haber dormido tan profundo en mi vida, era una sensación indescriptible de bienestar y relajación. Mi cuerpo estaba en perfecta sinergia con la anestesia, contrario a lo que experimenté el día de la cirugía fallida para retirar el mioma,   2.ADIOS SOLTERÍA.  cuando me rehusaba a quedar totalmente dormida aún con las altas dosis de anestesia que me habían administrado. Ahora se, que ese sueño profundo era evidencia de entrar en modo  aceptación.

 

Dedicado a todas aquellas mujeres y parejas que han tenido una pérdida, a todos aquellos retoños de vida que no vimos florecer por distintas circunstancias, aquellas mujeres que han cultivado una ilusión por mucho mas tiempo, incluso aquellos embarazos que han llegado a término. Ahí empezamos a entender el punto perfecto donde se conjugan el amor y el dolor.

 

 

 

 

 

12 respuestas a “13.CEREBRO Y CORAZÓN.

  1. Querida Daya, tu texto es tan simple y poderoso al mismo tiempo, el ser humano se empeña en fragmentar el cuerpo para entenderlo porque es imposible que nuestra mente entienda así como así que todo nuestro cuerpo funciona como un todo, y no solo por partes.. el dolor se comparte y se sostiene con el cuerpo y dentro de el.

    Me hiciste recordar las perdidas que yo misma he vivido pero desde un lugar de calma, aceptación y fluir, lo cual es bellísimo porque cuando lees sobre perdidas es desde el lugar del dolor, pero tu vas más allá del dolor, tu llevas amor y paz a las heridas y eso querida es un bálsamo….

    Te abrazo bien fuerte preciosa

    Le gusta a 1 persona

  2. Me identifique con cada una de las líneas, se removió de nuevo cada uno de esos sentimientos entre tristeza y esperanza que en algún momento Dios nos dará una linda sorpresa y que todo esto que ha pasado solo es para aprender lo fragil y lo ruda que puede ser la vida

    Le gusta a 1 persona

  3. Debe ser triste sentir la pérdida….yo no he sentido nunca porque no se ha logrado ni el intento….pero la fe sigue intacta….a tener esa convicción de que el tiempo de Dios es perfecto y que se da en el tiempo que él decida para cada uno de nosotros…se y tengo la certeza que seremos madres….un abrazo gigante!

    Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s