embolización

Era una mañana como cualquier otra, de esas mañanas soleadas en estos cortos días de recuperación, era el día 6 post-embolización, me levanté con una sensación como de estar cargando piedras en el interior de mi vientre, tomé la dosis del analgésico recetado y llegué a pensar que la pesadez era parte del proceso.

Imaginé acostumbrándome a esta sensación a medida que pasaba el tiempo y fue justo en ese instante cuando sentí una punzada, al minuto sentí otra punzada y la tercera fue mas fuerte que las otras dos, me senté en la cama y quise buscar hielo para colocarlo a nivel de mi vientre, pero no me alcanzó el esfuerzo ya que minutos después se desató una ola de contracciones fuertes, que me hicieron retorcer y caer tendida en la cama.

Sentía un profundo y vibrante dolor en el lado izquierdo justo en la parte donde mi vientre estaba mas prominente, justo donde se localizaba el mioma. Mis manos estaban heladas y sudorosas, cada poro de mi piel estaba erizado, mis ojos estaban empapados de lágrimas. Empecé a sangrar. De mi cuerpo tendido, solo podía mover levemente mi torso, pues de la cintura para abajo lo que sea que estuviera ocurriendo era como una especie de infierno… Read Full Article

Haber conocido al caballero jovial de bata blanca y que me diera el SI, provocó una sensación de autoconfianza y seguridad únicas, volví a abrirle de par en par las puertas a la esperanza,  sería imposible describir con sólo una palabra lo que significó ese SI. Ese día, aún sin haber accedido al procedimiento y con los síntomas cada vez más alarmantes, ese día me supo a gloria.

¿Recuerdas momentos que te saben a gloria ?     ¿Con quién estabas? 

¿Cuáles son los olores y sabores que te evocan esos momentos?

¿Que actividades de tu vida o de tu rutina te conectan con un estado de satisfacción?

Read Full Article

Por siglos, uno de los oficios mas populares que se le ha atribuido al tiempo es el oficio de curandero, esta importantísima labor de sanador se la juega de manera mas impetuosa  en los sentimientos que aquejan a nuestro corazón, aunque el tiempo como curandero es muy eficiente ha necesitado aliados para llevar a cabo su tarea de sanar, puedo decir que tras largas horas a solas con el ( mi corazón) he notado que este valiente y bien dotado órgano ha hecho otra de sus valiosas alianzas, la ha hecho con la paciencia. Si, se ha unido a  la paciencia como una amiga persistente y asertiva, extrayendo  de ella dosis extras para dotarte de esa capacidad de permitirte sentir, sanar,  volver a sentir, aceptar y seguir.

como_sanar_un_corazon_roto

Read Full Article