hormonas

La entrada triunfal de la menstruación con la compañía de los sangrados excesivos, el agotamiento físico, los días en cama, las noches de panty pañal y todas las muchas renuncias, me  alistaban para la larga lista de los famosos exámenes hormonales , entre ellos  la tal hormona  antimulleriana, cuya utilidad es  saber como se encuentra la reserva ovárica, es decir mide la ovulación de una mujer en términos de cantidad,  que en condiciones geniales el resultado debería  ser mayor a 1.

Una vez obtenidos los resultados de los exámenes hormonales y el test de espermograma con prueba de  capacitación del galán, volvimos al lujoso consultorio con el prestigioso especialista en  fertilidad.

El resultado de la hormona antimulleriana fue 0.56 , lo cual, para el criterio del especialista no me alcanzaba para lograr un embarazo. Además y dicho en sus propias palabras, así no tienes ninguna posibilidad. 

Lee el artículo completo

En consulta de fertilidad.

El  consultorio ostentaba su lujo, desde el pad mouse del pc, hasta el gran ventanal  con la super vista al imponente cañón. Estar ahí me hacía sentir como en una especie de cima, por el tipo de servicio y por el tipo de profesional al que estaba acudiendo. Ese día observé en la pared el diploma perfectamente enmarcado de  un grado de estudio superior hasta el momento desconocido para mí, llamado fellowship, este es otorgado a  un estudiante graduado a quien dan una beca para investigación ,  un profesional con un fellowship  es un  miembro de ciertas sociedades selectas .

Recordé a mi abuela, y su conclusión a cerca de la  inteligencia emocional, creo que si esta inteligencia se estudiara, en ese momento yo tuviera investigación doctoral, para relatar detallada y asertivamente toda la historia que hasta el momento  he estado desarrollando en esta uterotopía , empezando por la noticia  del mioma en pleno cumpleaños, someterme a una cirugía que falló, y a un tratamiento hormonal que me dejaba en etapa menopaúsica ; lo cual amenazaba nuestra expectativa como pareja.

Cuando llegó el momento de su intervención, el profesional me dio  la siguiente explicación :

Lee el artículo completo

De vuelta al ruedo en mi vida activa y dispuesta a seguir en la lucha por el intruso del útero, volví a ver a el ginecólogo en su consultorio tal como  el mismo me lo había indicado , con el fin de recibir otro tratamiento , esta vez se trataba de un tratamiento hormonal.

El tema de las hormonas, es  complejo y extenso, incluso me sorprende como personas le achacan todo todito todo a las hormonas y   cuando tenemos al alcance  a el sr Google hablar de hormonas  está a la orden del día.  Yo  no me quise complicar , por eso no pregunte mucho,  me fue prescrito el medicamento bajo la advertencia de que iba a causar sofocos, sudoración  , cambios de humor y que se suspendería  la menstruación al menos por un año.

Lee el artículo completo