uterotopía

La nublada mañana de invierno adornaba la bonita ciudad, me he despertado feliz por haber logrado una hora más de sueño a pesar de la rutina de enfermería, puse mi pie derecho en el piso, mi acompañante de turno, mi hermana, estaba despierta y atenta para ayudarme a caminar con el dispendioso dispositivo conectado a mis venas, llegué hasta el baño y confirmé que estaba caminando erguida.

Caminé derecha y este era el principal indicador de estar cerca a mi libertad, me estaba desprendiendo del dolor que me mantenía encorvada, inclinada hacía el, como haciendo reverencia, para que hiciera conmigo todo lo que se le antojara, no más sumisión, el cambio de antibiótico me alistaba para liberarme y para calificar de nuevo el dolor que estaba sintiendo de un intenso 9 a un tolerable 2. Read Full Article

6 de la mañana, se abre tempestivamente la puerta de la habitación de hospital y entra el ginecólogo (famoso por su frase “cuando toca, toca “). Yo me encontraba muy alerta pues se trata de una de las visitas mas esperadas del día. Por su manera de entrar percibo que se mueve entre  una gran dosis de energía o una gran dosis de prisa, veo su rostro y le apunto a que se trata más de prisa que de cualquier otra cosa.

––Buenos días ¿Cómo se siente ?

––Buenos días doctor. La verdad me siento muy mal, el dolor está apoderado de mi.

__ ¿ Tiene fiebre ?

__Si señor, la fiebre está haciendo una especie de montaña rusa conmigo.

Y sin decir palabra, el ginecólogo sale de la habitación y con él también se escapa un poco la esperanza sobre el infierno no resuelto que se está viviendo en mi útero y hasta mas. He pasado 4 días en el cuarto de hospital, he recibido 2 dosis de antibiótico por día y ese mismo número de días que no se lo que es masticar o disfrutar un alimento o al menos beber un vaso de agua. Read Full Article

En consulta de fertilidad.

El  consultorio ostentaba su lujo, desde el pad mouse del pc, hasta el gran ventanal  con la super vista al imponente cañón. Estar ahí me hacía sentir como en una especie de cima, por el tipo de servicio y por el tipo de profesional al que estaba acudiendo. Ese día observé en la pared el diploma perfectamente enmarcado de  un grado de estudio superior hasta el momento desconocido para mí, llamado fellowship, este es otorgado a  un estudiante graduado a quien dan una beca para investigación ,  un profesional con un fellowship  es un  miembro de ciertas sociedades selectas .

Recordé a mi abuela, y su conclusión a cerca de la  inteligencia emocional, creo que si esta inteligencia se estudiara, en ese momento yo tuviera investigación doctoral, para relatar detallada y asertivamente toda la historia que hasta el momento  he estado desarrollando en esta uterotopía , empezando por la noticia  del mioma en pleno cumpleaños, someterme a una cirugía que falló, y a un tratamiento hormonal que me dejaba en etapa menopaúsica ; lo cual amenazaba nuestra expectativa como pareja.

Cuando llegó el momento de su intervención, el profesional me dio  la siguiente explicación :

Read Full Article

 Utopía se refiere a  un plan , proyecto, doctrina o sistema deseables que parecen muy difíciles de realizar, uterotopía se refiere a ese mismo concepto en mi útero, el órgano, cuya aventura para “alistarlo” ha sido toda una utopía.

Creo fervientemente que mi historia, unida a la historia de muchas mujeres a las que su útero le ha concedido gran parte de su coraje y fuerza interna, será un apoyo para todas, en esa hermosa vivencia de conocernos y amarnos más y en esa desafiante experiencia de la conquista hacia ti misma.

Pienso en todo lo que hasta ahora he vivido y puedo mirarme al espejo y descubrir mi valor, siendo protagonista estelar de cada experiencia, realizarme controles periódicos, estar atenta y vigilante a los cambios por pequeños que sean, asistir a las citas, estar empoderada en mi tratamiento integral y sobre todo tomar el toro por los cuernos con las emociones que surgen. Puedo decir que la experiencia uterotópica vivida, definitivamente es una experiencia de sensibilidad, amor, entrega y feminidad, que me lleva al inicio de todo; ser mujer. Y me define  como un ser sensible, vulnerable, un ser  que puede ser herido, entendiendo sensibilidad no como señal de flaqueza, si no como de dar un trato especial,  un llamado a  cuidarnos y a apreciar nuestra esencia.

Lindas amigas las invito a mirarnos más desde adentro, a observar nuestro cuerpo, a hacerle caso a las señales que nos muestra, a ser asertivas ya que nadie conoce tu cuerpo mejor que tu a que sepamos que cualquier situación por la que estés pasando, no estás sola, somos muchas luchando, y sobre todo viviendo.

QUE DICHA VIVIR ¡

Es una dicha encontrarle el gusto a la vida, tu vida. En tu familia, en lo que disfrutas, en tu rutina, en tu esencia de mujer.

Pienso en todos los hombres que están al lado de una mujer a la que su útero le está dando la batalla, amigos, son ustedes un pilar fundamental en la recuperación de la mujer, están ustedes para brindar paciencia, serenidad y mucho amor, al lado de nuestros familiares cuyo apoyo invaluable, es el impulso que necesitamos para  la conquista hacia la uterotopía. Son ustedes hombres, la ayuda idónea, que debe ofrecerse en alta  dosis de sacrificio y entrega tal como lo reclama un amor verdadero.

Bienvenid@s a este espacio en el que tengo el gusto de contarles la historia de mi útero y una parte de mi , y en donde descubrimos juntas todo aquello de lo que estamos hechas.