WTF

Era una mañana como cualquier otra, de esas mañanas soleadas en estos cortos días de recuperación, era el día 6 post-embolización, me levanté con una sensación como de estar cargando piedras en el interior de mi vientre, tomé la dosis del analgésico recetado y llegué a pensar que la pesadez era parte del proceso.

Imaginé acostumbrándome a esta sensación a medida que pasaba el tiempo y fue justo en ese instante cuando sentí una punzada, al minuto sentí otra punzada y la tercera fue mas fuerte que las otras dos, me senté en la cama y quise buscar hielo para colocarlo a nivel de mi vientre, pero no me alcanzó el esfuerzo ya que minutos después se desató una ola de contracciones fuertes, que me hicieron retorcer y caer tendida en la cama.

Sentía un profundo y vibrante dolor en el lado izquierdo justo en la parte donde mi vientre estaba mas prominente, justo donde se localizaba el mioma. Mis manos estaban heladas y sudorosas, cada poro de mi piel estaba erizado, mis ojos estaban empapados de lágrimas. Empecé a sangrar. De mi cuerpo tendido, solo podía mover levemente mi torso, pues de la cintura para abajo lo que sea que estuviera ocurriendo era como una especie de infierno… Read Full Article